CARGANDO

Escribe tu búsqueda

Sostenibilidad

La contaminación ambiental y nuestra salud

Compartir

En Volvo estamos conscientes de que el cambio climático es la prueba de seguridad definitiva, a lo largo de nuestra historia nos hemos dedicado a cuidar la vida de las personas tanto dentro como fuera de nuestros autos. Ahora tenemos el objetivo de ayudar a proteger el planeta. Existen distintos tipos de contaminación y pueden llegar a tener consecuencias en nuestra salud.

Contaminación, un asunto de todos

Nuestra salud puede verse afectada por muchos factores, incluidos los contaminantes físicos, químicos, biológicos y radiológicos en el medio ambiente. Existen una gran cantidad de esfuerzos de organismos internacionales y gubernamentales que buscan proteger la salud humana de los contaminantes, algunos de los más conocidos son la Organización Mundial de la Salud y la UNICEF.

Los científicos evalúan la exposición de las personas a contaminantes en el aire, el agua y la tierra; cómo estas exposiciones afectan la salud humana; y qué niveles de exposición son perjudiciales. Además utilizan esta información para desarrollar protocolos para la producción, manejo y desecho seguro de sustancias peligrosas, y determinar si son necesarios estudios adicionales o una intervención en la políticas de salud pública.

Adicionalmente también se llevan a cabo rastreos e informes sobre la exposición y el estado de salud de acuerdo a cada segmento de la población (considerando factores como el género, la raza o la etnia) o la ubicación geográfica para ayudar a identificar las diferencias entre los subgrupos y orientar las decisiones y estrategias.

Efectos de la contaminación en la salud

La exposición a altos niveles de contaminación del aire puede causar una variedad de resultados adversos para la salud. Aumenta el riesgo de infecciones respiratorias, enfermedades cardíacas y cáncer de pulmón. Tanto la exposición a corto como a largo plazo a los contaminantes del aire se han asociado con impactos en la salud. Los impactos más severos afectan a las personas que ya están enfermas. Los niños, los ancianos y las personas pobres son más susceptibles.

Por su parte, la contaminación del agua y el saneamiento deficiente están relacionados con la transmisión de enfermedades como el cólera, la diarrea, la disentería, la hepatitis A, la fiebre tifoidea y la poliomielitis. Los servicios de agua y saneamiento ausentes, inadecuados o administrados de manera inapropiada exponen a las personas a riesgos de salud que podrían prevenirse.

Adicionalmente el uso de pesticidas en alimentos puede causar efectos adversos a la salud a corto plazo, así como efectos adversos crónicos que pueden ocurrir meses o años después de la exposición. Algunos ejemplos de efectos agudos incluyen escozor en los ojos, erupciones cutáneas, ampollas, ceguera, náuseas, mareos y diarrea.

Finalmente la contaminación del suelo puede tener una serie de efectos nocivos sobre los ecosistemas y la salud humana, vegetal y animal. Algunas consecuencias de la contaminación del suelo pueden ser bloqueo neuromuscular, así como depresión del sistema nervioso central, dolores de cabeza, náuseas, fatiga, irritación de los ojos y erupciones cutáneas.

¿Qué podemos hacer para protegernos?

Existen medidas que podemos tomar individualmente, pero la lucha contra la contaminación es responsabilidad de todos. Es necesario que todos participemos y hagamos más por salvar a nuestros planeta. Debemos trabajar de manera inmediata y proactiva para reducir la contaminación. Necesitamos hacer esfuerzos conjuntos con la participación de la mayor cantidad de sectores. Incluidos los distintos órdenes de gobierno, las empresas, la comunidad y los individuos.

Debemos buscar que los gobiernos reduzcan las emisiones y establezcan estándares nacionales que cumplan con las pautas internacionales. Además inviertan en investigación y enseñanza en torno a las energías limpias y la contaminación.

Además las políticas públicas deben tener en cuenta la salud pública, y deben contar con un seguimiento de datos y herramientas suficientes para evaluarlas.

Como individuos debemos reclamar nuestro derecho a un medio ambiente saludable y sostenible. 

La responsabilidad es de todos, en el gobierno, las empresas y los individuos. Pensemos en la forma en que vivimos y consumimos. Tomemos decisiones sostenibles para el presente y el futuro.

Suscríbete ya a nuestro newsletter para continuar informado con Volvo de tips, noticias y eventos más importantes de todo el mundo. ¡O agrega nuestro blog a tus marcadores para enterarte rápidamente de las últimas novedades del mundo Volvo en un solo lugar.

Etiquetas:

Tal vez te pueda interesar

guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría saber que piensas por favor comenta.x
()
x